Construyamos país juntos

La Importancia de la Educación.

Amaraún hace parte de nosotras y nosotras de Amaraún. Lo que nos mueve a realizar cambios y construir país de manera personal es, sin duda, lo que se encuentra en la esencia de Amaraún. En nuestras anteriores publicaciones hemos cuestionado el maltrato infantil, nuestro papel como cuidadores y la capacidad de perdonar y ser perdonados. Hoy reflexionamos sobre la educación y ¿por qué la educación? porque creemos firmemente en que la educación es la base de una sociedad y el único vehículo para transformar realidades.

Hoy pienso en mi historia de vida, me gané la lotería de crecer en una institución educativa privada y, a pesar de los esfuerzos de la institución, terminé formándome dentro de una burbuja ajena a la realidad de mi país. Sin embargo, mi curiosidad y rebeldía me han puesto de cara a la realidad educativa en Colombia y desde este día me entristece que esta, más allá de ser un derecho, sea un servicio.


No solo me preocupa que la educación se deje en manos de terceros sino lo mucho que nos acostumbramos a buscar excusas para evitar cargar con la responsabilidad. Porque siempre hay alguien a quien culpar o algún lugar donde remitir, es triste escuchar frases como “para eso está el colegio”, “yo no vine a criarle los niños a nadie”, “pobrecito/a, será que busquen otra opción educativa”, “podemos remitirlo/a a un especialista y que le trabajen eso allá” entre otras muchas frases en las que simplemente estamos desdibujando el papel que cada uno de nosotros, como parte de la sociedad, tiene en la co-construcción y, por lo tanto, de la educación del otro.

Ser adulto en Colombia y en el mundo debería ponernos en un papel de cuidadores, seamos o no padres y madres de familia, seamos o no educadores, trabajemos o no con la niñez y la adolescencia… porque en últimas, en nuestras manos está no solo la oportunidad de cambiar nosotros, sino la posibilidad de ayudar, cuidar y acompañar a nuestra niñez y juventud. Solo así se construye país.


Es por esto por lo que considero que el porcentaje de vulnerabilidad es mucho mayor del que creemos, trascendiendo los límites de lo económico, lo físico o lo social, al punto que cada uno de nosotros es o ha sido vulnerable en su propia historia.

Sin embargo creo en que una actitud de amor, respeto y reconciliación puede romper con las barreras de la vulnerabilidad, ayudarnos a ser más empáticos e incluyentes y poco a poco, construir el país en paz con el que soñamos. Pues nada se compara con la alegría y gratitud de aquellos que se han sentido excluidos, rechazados y avergonzados por sus dificultades cuando el panorama se amplía, son escuchados, se dan cuenta que no son los únicos y comienzan a ser parte de.

Es así como los abrazos y las sonrisas, cuando nacen del amor y el respeto, son lo más puro que hay y el cuidar del otro, la mayor manifestación de humanidad.

Hoy AMARAÚN nos invita a enamorarnos y comprometernos con el desarrollo integral de nuestra niñez y juventud como futuro de Colombia, a creer siempre en la reconciliación en los hogares, con los demás y consigo mismo y a aceptar nuestras historias de dolor, rechazo y maltrato sabiendo que siempre habrá la posibilidad de reconstruir, de re-significar y de cambiar realidades.

Hoy los invitamos a ser Amaraún, a amarnos a pesar de todo.


Andrea Merchán Orejarena 

Co-fundadora Amaraún

Otros Blog