Aprender a Poner Límites

En la vida personal y para la sana convivencia.

Al iniciar el año pasado 2020 y de la mano de Amaraún me di cuenta de algo fundamental de lo que no había sido consciente antes, tengo dificultades para poner límites en mi vida personal, laboral e incluso conmigo misma. Soy una persona a la que aún se le dificulta decir no e incluso manifestar las situaciones que me hacen sentir incómoda o con las que no estoy de acuerdo. Llevo varios años de mi vida trabajando con cuidadores y estudiantes en diferentes ambientes educativos, defendiendo a capa y espada la importancia de cambiar la palabra castigo por consecuencias, de enseñar a establecer acuerdos y negociar los límites como base de una crianza asertiva. Sin embargo, no fue sino hasta el año pasado en medio de una discusión que tuve con alguien cercano que caí en cuenta que uno de los grandes problemas que tenía era que no sabía poner límites en mi vida.

 

Hoy en día pienso la cantidad de veces que dejé de vestirme o utilizar los accesorios que me gustaban porque las personas que me rodeaban no lo aprobaban, todas las ocasiones en que trabajé más horas, trasnoche y dejé de responder a mis propias necesidades por no saber decir no en mi vida laboral, y eso sin hablar de las veces que permití que pasarán por encima mío justificando los malos tratos de los demás.

 

No se trata de (im)poner límites para criar y educar apropiadamente a nuestros niños, niñas y adolescentes, se trata de hacerlo mediante una comunicación asertiva, explicando las razones coherentes, enseñando las consecuencias que tiene incumplirlos y permitiendo negociarlos. Solo así enseñaremos a nuestros niños, niñas y adolescentes a poner ellos mismos sus límites, aprender a decir NO y saber la razón de su negativa.

 

Les prometo que al hacerlo, no están perdiendo autoridad y al contrario están ganando la confianza de sus niños, niñas y adolescentes. Entonces ¿están preparados para asumir el reto de pensarse una niñez y juventud feliz mediante los límites en una crianza basada en el amor?

 

Andrea Merchán Orejarena

Co-fundadora Amaraún

Otros Blog