Actuemos desde el amor

Que sea la esencia detrás de cada decisión.

Desde Amaraún siempre los hemos invitado a ejercer la crianza basada en el amor. Incluso desde el nombre los invitamos a amar a pesar de cualquier circunstancia, y hoy les quiero hablar un poco sobre esto. Muchas personas suelen confundirse al escuchar esta frase o este tipo de crianza, pues se toma en el sentido literal la palabra amor. Las familias, los cuidadores se imaginan que lo permitido son abrazos, besos, el cariño y las expresiones de amor, y se quedan ahí, pero no, la crianza basada en el amor no se trata literal (solo) de expresar amor, se trata de actuar desde el amor, decidir desde el amor, corregir desde el amor, soñar desde el amor y esto tiene unas implicaciones que no se alcanzan a imaginar.

 

Cuando hablamos que criemos desde el amor, significa que en todo momento estemos pensando en el bienestar de nuestros niños, niñas y adolescentes, en buscar la mejor forma de acompañarlos en su proceso de desarrollo, permitiéndoles así alcanzar sus sueños. Y entonces, ahí es cuando hablamos de amor, con las acciones y decisiones que tomamos en este camino al hacerlo, estamos demostrando el inmenso amor que les tenemos. Y a esto me refiero con ponerles límites, garantizarles su educación, pedir perdón, escucharlos cuando nos necesitan, establecer con ellos sus hábitos y rutinas, acompañarlos en su procesos de desarrollo socioemocional. Incluso puede ser tan sencillo como sentarnos a jugar con ellos 30 minutos cuando llegamos del trabajo, bajarlos a la ruta, espéralos después del colegio, ver una película, corregirlos con palabras bonitas, aún cuidando estamos desbordados por la vida. Exigirles en sus tareas, llevarlos al medico cuando lo necesitan, en fin podría quedarme describiendo millones de acciones que lo están haciendo es demostrar amor, que estamos actuando desde este para así garantizarles, dentro de lo que podemos, una vida feliz.

 

Entonces no confundamos la crianza basada en el amor o actuar desde el amor, con que no podemos corregir a nuestros niños, niñas y adolescentes y que estos pueden hacer lo que quieran a la hora que quieran. Se trata entonces, que la esencia detrás de todo lo que hacemos sea el amor, y el amor entonces significa guiarlos y  enseñarles, con los métodos adecuados a vivir. Les podemos asegurar que cuando empezamos a ver la crianza de esta forma todo empiezan a fluir, porque lo que se hace desde el corazón y con una buena intención tendrá el mismo efecto en quien lo recibe. Y con esto no busco idealizar la crianza, ni hacerla ver fácil ni muchísimo menos, siempre hemos recalcado que la crianza es una tarea ardua y que requiere mucho esfuerzo, pero lo que si estamos seguras es que al asumir esta gran tarea desde el amor, le están dando a ese pequeño ser la oportunidad de ser más y de dar más. En resumidas cuentas de darle al mundo ciudadanos competentes, esos que tanto queremos para que el país avance.

 

SI el mundo necesita más amor, del físico, demos mas abrazos, más besos, digámonos palabras bonitas pero también del accionar, demostremos amor con cada una de las acciones y decisiones que tomamos. El mundo será más humano, más cercano, más empático en la medida en que todos tengamos como principio y fundamento el amor. Una infancia y juventud feliz implica que no nos de miedo amar, demostrar el amor, mostrarnos vulnerables. El amor nunca nos hará perder autoridad, por el contrario mostrará la importancia que le damos a la crianza, a ser guías en el camino y a responsabilizarnos del desarrollo del otro. El amor siempre es la respuesta, no lo olviden nunca.

 

Isabella Castillo Madriñán

Co-fundadora Amaraún

Otros Blog